lunes, 14 de diciembre de 2009

LOS MILAGROS DE ESTE AÑO (parte 2)

Una vez tuve una visión de Dios bastante rara, no la entendí, ni sabía a qué se refería. La visión era esta: yo estaba en un remolino, me ahogaba y perdía todas mis fuerzas, pero su instrucción era que aguante porque El me iba a sacar del remolino con su brazo fuerte. La visión era tan clara que se lo comenté a mi esposo, el porsupuesto me miro con ojos "raros" porque en ese momento todo estaba calmo en nuestras vidas, no sucedía nada excepcional.

Como al mes, quería vender un departamento para comprar uno mas chico, pagar unas deudas, y invertir un poco en el negocio. Lo puse en oración, y el Señor me mostró que El me iba a mostrar su "Poder". Feliz yo, me fuí dando brincos por la casa, pensando que Dios iba a hacer que vendiera el dpto a un precio altísimo, $10 o 15 mil dólares más de lo que valía el dpto.

Lo puse en venta, y efectivamente me aceptaron $83,000 dólares (8,000 mas que el precio real del dpto.) pero empezó el remolino y no me explico como la pareja se desanimó en comprarme el dpto. Luego apareció otra postora, que me dió las arras y me dijo que me pagaba a los 2 días $80,000 pero se desanimó, luego apareció otra pareja, que me dio arras vino de viaje para firmar el contrato en la tarde, pero en la mañana, se desanimó. Luego otro que fuimos a la notaría y estabamos por firmar y yo me desanimé porque me ofrecía muy poco y el trato estaba algo turbio.

Pasaba las semanas y en un mes y medio 5 personas se habían desanimado, yo estaba desesperada, mi esposo me decía que este era el remolino del que le hablé. No entendía como Dios me había prometido que iba a ver su "gran poder" y lo único que veía era una confusión total.

Al final vendí el departamento por debajo de su precio, un poco decepcionada del gran poder de Dios. Con la justa iba a dar la inicial de un nuevo departamento, invertir menos en la fábrica y pagar la deuda completa. Ahora me rió, porque lo que sucedió después si fue asombroso......

Encontré un departamento precioso y bien ubicado por una suma irrisoria, muy por debajo de su valor, la que me lo vendió estaba loca!......o era el poder de Dios?.... luego la deuda que tenía, preferí negociarla y gracias a Dios me fue rebajada en un 60% menos, ahora sí dije "Aleluya veo el Gran Poder de Dios", para colmo..... me sobró dinero para invertir en mi empresa y darme unos gustitos.

Al ver hacia atrás, me doy cuenta que Dios puede hacer milagros no de la manera que uno espera y es la más razonable, sino de la manera más dificl y adversa, porque así el manifiesta SU PODER. El puede cubrir todas mis necesidades con poco dinero porque El es Dios.